El coche eléctrico, el mejor amigo del autoconsumo

0
361

Tenemos claro que el papel del coche eléctrico como ayuda al gestor de la red es una de las claves para su implantación. También sabemos que alimentado por energías renovables, consigue ser realmente neutro en emisiones. A su vez, las renovables tienen un aliado en el coche eléctrico que puede absorber la generación eólica nocturna en horas en las que otras demandas de consumo bajan. Hasta aquí, un trinomio perfecto que da razón de ser al transporte del futuro.

Es más que razonable que en un sistema eléctrico como el nuestro, con más de 104.000 MW instalados y con puntas de demanda de 34.000MW, hagamos un esfuerzo por electrificar nuestro parque automovilístico. Debemos generar electricidad con renovables y reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles. Especialmente en una economía como la nuestra que tradicionalmente importa más del 80% de la energía primaria que consume y que se gasta en ello  al año el equivalente a los ingresos nacionales por turismo extranjero.

El coche eléctrico debe evolucionar y mejorar su autonomía para competir de tú a tú con los coches de motores térmicos. Los híbridos “enchufables” son la solución intermedia y cumplen a la perfección, cubriendo las necesidades de un abanico de conductores más amplio. A medida que se desarrolle el componente clave para mejorar la autonomía del vehículo eléctrico, es decir, la batería, se podrá avanzar también en algo, aparentemente ajeno, como lo es el autoconsumo.

Y decimos que esta diferencia es sólo aparente porque, si hoy muchos sistemas eléctricos dependen de una conexión a red para cumplir su cometido, el desarrollo de la tecnología de acumulación de electricidad permitirá que nuestro sistema de autoconsumo pueda funcionar completamente aislado del sistema eléctrico o sólo conectado como medida de seguridad. Esto se traducirá en un ahorro para el sistema que deberá mantener unas redes de distribución más reducidas y menos saturadas.

Por tanto, acumulación de electricidad más renovables son el combinado ideal para que fabriquemos y consumamos nuestra luz en casa. Es aquí donde el coche eléctrico promoverá el autoconsumo porque la tecnología de acumulación que desarrolle la industria de la automoción podrá ser aplicada en nuestros hogares para acumular la energía generada con fuentes renovables. Otra razón más para fomentar su uso.

La ecuación a resolver por el coche eléctrico

Si lo pensamos bien, el automóvil transforma tan sólo un 20% de la energía almacenada en su depósito en forma de combustible de origen fósil, disipando gran cantidad de energía en forma de calor. Todo esto con el inconveniente de haber destruido la fuente de energía primaria, es decir, la porción de petróleo que usamos para generar movimiento del motor. Cómo las renovables son inagotables, este problema no se da y solamente tiene que vencer el inconveniente de la acumulación en el caso de los coches de funcionamiento eléctrico.

El futuro debe plantearse con una presencia mayor de fuentes renovables, un fuerte desarrollo del coche eléctrico y una normalización y expansión de los sistemas de autoconsumo para prescindir al máximo de las redes de distribución y transporte, aliviando así las tareas del Operador del Sistema y  reduciendo los costes de distribución.

Por Jorge González Cortes, Director Comercial y Marketing Gesternova. 

Twitter @jgonzalezcortes

firmablog

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here