¿Contaminan más los coches eléctricos chinos?

0
580

 

Según un artículo reciente sobre estudios de la Universidad de Tennessee, los vehículos eléctricos que circulan por las ciudades chinas producirían hasta 19 veces más de emisiones que un vehículo de combustible de similares características. Esto es debido a la alta producción eléctrica basada en el carbón.

El artículo, publicado por el MIT, hace una comparativa entre un vehículo eléctrico cuya batería y peso coinciden con un Nissan LEAF, y demuestra que produce la misma cantidad de dióxido de carbono por kilómetro conducido que un coche de gasolina equiparable, y muchas más partículas dañinas para el medio ambiente.

Es cierto que el Gobierno chino está incentivando la compra de eléctricos para conseguir tener una flota de 5 millones para el año 2020, de hecho Tesla entregará sus primeras unidades del model S próximamente, pero según el estudio, la estrategia de generación eléctrica a partir de carbón (más de un 70% de la producción total de energía eléctrica) grava la contaminación. Esto es debido a que las plantas térmicas para producción eléctrica son mucho más contaminantes que las europeas por la falta de control de emisiones con tecnologías modernas.

La producción de energía a base de carbón se sitúa generalmente en el norte del país, donde se encuentran las zonas agrícolas, mientras que en el centro y en el sur, la cuarta parte ya proviene de energía hidroeléctrica. Quemar carbón produce muchas más partículas que quemar gasolina, por lo que los investigadores han hallado que, de media, un vehículo eléctrico en China se asocia con 19 veces más emisiones de partículas que un coche de gasolina similar.

Según el siguiente gráfico y a tenor de la emisión de CO2 producida para la generación eléctrica, en el norte del país se llegaría a la media de emisiones de un coche de combustión.

informeschinaint

Por otro lado, según afirma el responsable del estudio, Christopher Cherry, los vehículos eléctricos podrían servir para despejar la atmósfera en las ciudades chinas, muchas de las cuales tienen niveles peligrosos de contaminación en forma de finas partículas emitida en gran medida por los tubos de escape de los coches de gasolina.

El Gobierno chino tiene como objetivo limpiar poco a poco su red eléctrica aumentando su capacidad nuclear en los próximos años y mediante un agresivo plan de despliegue de energías renovables. Sin embargo, aún previsiones recientes sugieren que para 2020 la parte correspondiente al carbón será al menos del 60%.

En cualquier caso, todo depende del punto de vista, ya que globalmente el consumo eléctrico del futuro parque automovilístico eléctrico chino supondrá una ínfima parte del consumo total, y ese consumo está suficientemente cubierto por la generación renovable.