Conducción y ahorro de energía pueden darse la mano

0
407

Desde hace unos años la sociedad está cada vez más concienciada de la necesidad de ahorrar energía para proteger el medio ambiente y dejar a las futuras generaciones un mundo en el que vivir dignamente. Pero es necesario que seamos conscientes de que se puede ahorrar energía en casi todos los aspectos de nuestra vida.

Cerrar el grifo mientras nos cepillamos los dientes, mientras enjabonamos los platos, mejorar el cerramiento de las ventanas para evitar que la calefacción se escape, instalar led en las zonas de la casa donde más se enciende la luz… son medidas que todos conocemos y quien más o quien menos toma casi sin darse cuenta.

Pero cuando salimos de casa, o  de la oficina, solemos olvidar que debemos ahorrar energía, ser eficientes, no contaminar. Nos montamos en el coche y pisamos el acelerador sin tener en cuenta que el motor consume para moverse, y mucho.

Solares y eléctricos

Por el momento los coches que funcionan con energía solar son solo un sueño y los compradores piensan en ellos como coches de ciencia ficción. De momento solamente se han presentado prototipos como por ejemplo el Xenith, desarrollado por la universidad de Standford, y no parecen muy prácticos para nuestra vida diaria. Mientras esperamos a la evolución y adaptabilidad de los coches solares, la mejor opción está en los coches eléctricos. Cada vez más marcas fabrican coches de este tipo y cada vez más compradores se interesan por ellos aunque aún no nos decidimos a comprarlos. En 2012 solamente el 0,05% de las matriculaciones fueron de choches eléctricos, mientras que las motos alcanzaron algo más de aceptación con un 1,2% de las ventas totales.

Teniendo en cuenta que aún no nos decidimos a comprar coches eléctricos, a pesar de las subvenciones de hasta 6.000€ por vehículo a las que se puede acceder, la mejor opción es tener en cuenta el consumo de un coche en el proceso de compra. Incluirlo también junto al precio, la estética y la seguridad.

Urbanos de bajo consumo

Hay coches que nos gustan mucho, tienen potencia, son cómodos, y llevan tantos años con nosotros que nos resultan muy familiares y fáciles de conducir. Desde 1976 la filial europea de la casa Ford ha desarrollado seis generaciones distintas del modelo Ford Fiesta y ha vendido más de doce millones de unidades. El nuevo modelo Ford Fiesta 1.6 TDCi es uno de los coches que menos consume del mercado, con un consumo mixto de 3.6 litros cada 100 kilómetros y 95 gramos de emisión de CO2 cada 100 kilómetros. Una muestra de que un coche con bastante potencia no tiene siempre por qué consumir y contaminar mucho aún cuando se utilice solamente en ciudad.

Otros coches de nuestro parque automovilístico tienen una alta eficiencia y poco consumo, como el Chevrolet Aveo 1.3 LT+, Renault Clio 1.5 dCi 75 eco2, Seat Ibiza Ecomotive 1.2 TDI o Kia Rio 1.1 CRDI Basic. Así que no hay excusa para seguir contaminando cada vez que pisamos el acelerador.

Fuente: Autoscout24

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here