Arturo Pérez de Lucia, director gerente de AEDIVE, en Motortec
Arturo Pérez de Lucia, director gerente de AEDIVE, en Motortec

Las estaciones de servicio se convertirán en terminales de servicio en movilidad con un suministro diferente en función del vehículo que se detenga en ellas y con una oferta de servicios de valor añadido que marcará la diferencia.

Durante la pasada edición de la feria Motortec Automechanika en Madrid, y que está dedicada a la industria de la automoción en España, se celebró la jornada “Los retos de las Estaciones de Servicio del Futuro” dedicada a exponer la evolución que este tipo de negocio tendrá que asumir ante la llegada de nuevos combustibles, entre ellos el  coche eléctrico, que tiene mucho que proponer.

Tras el GLP y el GNL el turno fue para el coche eléctrico. Arturo Pérez de Lucia, Director Gerente de AEDIVE, fue el encargado de analizar las nuevas oportunidades de negocio que se abren para las estaciones de servicio del futuro que llegan de la mano de la movilidad eléctrica.

Las nuevas estaciones de servicio suministrarán diferentes combustibles alternativos
Las nuevas estaciones de servicio suministrarán diferentes combustibles alternativos

Las líneas de negocio de las nuevas estaciones de servicio

Los servicios añadidos, la clave del éxito o el fracaso

El rumbo del sector de la automoción está cambiando de forma acelerada hacia el coche eléctrico, conectado y autónomo. El ritmo es similar a la evolución que ha tenido la tecnología móvil que ha pasado de ofrecer únicamente un servicio de llamadas hasta lo que es actualmente, en el que estas son solo una parte y, seguramente, cada vez menos importante.

¿Las estaciones de servicio podrán sobrevivir vendiendo únicamente combustibles o electricidad? Probablemente no. En la ecuación juegan un papel muy importante los impuestos estatales y autonómicos, los costes de operación y mantenimiento o el propio término de potencia a la hora de suministrar electricidad. En una actividad en la no hay clientes ‘habituales’ es importante aprovechar el paso de cada uno de ellos para ofrecerle la energía y los otros servicios añadidos como restauración, compras, descanso, alojamiento, publicidad, salas de negocio u oficina, parking, etc.

Ya existen estaciones de servicio dedicadas y desatendidas, para la recarga de vehículos eléctricos, como las de Fastned, que solamente suministran energía eléctrica y que aprovechan el trinomio vehículo eléctrico + energías renovables + almacenamiento energético.

Los nuevos negocios de las estaciones de servicio
Los nuevos negocios de las estaciones de servicio

La generación de los Millenials marcará este cambio. Los estudios indican que serán consumidores preocupados por la huella ecológica, que prefieren compartir a poseer, adictos al móvil y a las aplicaciones y que aboga por los vehículos eficientes y compartidos.

La nueva carga en itinerancia en las estaciones de servicio

Un nuevo tipo de recarga se suma a la vinculada

Los nuevos coches eléctricos dispondrán de mayor autonomía lo que se traduce en que, aunque su principal forma de recarga continúe siendo la vinculada, necesitarán de la recarga en itinerancia. Los nuevos cargadores de alta potencia, que ya se están anunciando, capaces de recuperar la energía de los coches eléctricos en unos minutos serán la base de este tipo de servicio.

También las flotas mantendrán la vinculada como su principal recarga, por las noches, pero necesitarán de una red de recarga rápida en la ciudad y en las conurbaciones.

Conclusiones  

El concepto ‘gasolinera’ quedará obsoleto en unos años. No se trata de convertirlas en puntos de recarga. Las estaciones de servicio se convertirán en Terminales de Servicio en Movilidad (TSM). En ellas existirá un suministro para cada necesidad además de servicios de valor añadido que marcarán la diferencia.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here