Ninguno de los coches eléctricos del mercado es totalmente perfecto, pero con lo mejor de cada uno ‘fabricamos’ el coche eléctrico perfecto teniendo en cuenta aspectos como el segmento y formato, el precio, el motor, la batería, la recarga, el sistema de regeneración, etc.

En movilidadelectrica.com hemos probado prácticamente todos los eléctricos del mercado. De todos ellos hay aspectos buenos a destacar y también alguno a mejorar. Con esta experiencia hemos querido reunir en un único modelo todo lo bueno que hemos encontrado en los vehículos que actualmente están en el mercado. Se trata tan solo de una opinión subjetiva. Seguramente hay un coche eléctrico perfecto para cada persona que lea este artículo.  Este es el nuestro.

Segmento, precio, potencia, batería, recarga, regeneración, instrumentación,….

Dejando a un lado la parte estética, que solo se puede justificar desde la subjetividad de cada uno, para describir el coche nos basaremos en varios aspectos que nos parecen importantes y que tienen que ver no solo con la conducción pura y dura sino con todo lo que significa ser usuario de un coche eléctrico. Veremos aspectos como el formato o segmento en el que se incluiría, el precio, la potencia, la capacidad de la batería, los consumos y la autonomía, la recarga, el sistema de regeneración, la instrumentación, el navegador, el climatizador, las sensaciones de conducción, la innovación, etc.

Mercedes Clase B 250e
Mercedes Clase B 250e

Formato o segmento al que pertenece

Los coches eléctricos suelen ser más altos, aunque no siempre es así

Los coches eléctricos tienden a ser algo más altos que los convencionales. Si han sido concebidos desde cero para esta tecnología llevan la batería en el piso de forma que ganan en estabilidad y no pierden espacio para pasajeros y maletero. Por eso el formato monovolumen, elevado, puede considerarse como muy adecuado, aunque esto puede estar reñido con la aerodinámica y con la mayor estabilidad y autonomía. En este caso pondríamos como ejemplo el Mercedes B350e, un monovolumen espacioso, que mantiene un buen maletero y que dispone de espacio suficiente para una familia y que, curiosamente no lleva la batería en el piso sino en el bautizado por Mercedes como  ‘magic space’, bajo el asiento trasero y el maletero.

El formato elevado no es imprescindible. Tanto el Tesla Model S como el futuro Model 3 están diseñados como berlinas y mantienen toda la batería bajo el piso. De la misma forma el Model X, que podría considerarse un monovolumen también se beneficia de este diseño.

Renault Zoe R240
Renault Zoe R240

Precio y alquiler de la batería

La batería puede llegar a ser la mitad del precio del coche

Quizás sea este el único apartado en el que Tesla no es el ejemplo. Sus coches, mientras no llegue el Model 3, son caros. En este aspecto resaltamos el Renault Zoe, uno de los coches más económicos del mercado aunque en él echamos de menos la posibilidad de que se pueda elegir si alquilar o comprar la batería.  Esta es una de las disquisiciones a tener en cuenta a la hora de dar el salto a un coche eléctrico. Si consideramos que es el componente más caro del coche y el que tecnológicamente más evoluciona puede ser interesante no adquirirla, siempre y cuando los fabricantes aseguren que la mantendrán al día mediante actualizaciones y sustituciones. En cualquier caso esta es una decisión que debe tomar el comprador.

Somos conscientes de que no se puede tener un coche muy barato que tenga las mejores cualidades del mercado, pero sí que las ofrezca por un precio que le haga competir en igualdad de condiciones con los vehículos tradicionales.

Motor y potencia

La potencia, o más bien el par máximo y constante desde cero de los eléctricos, es una de las virtudes que siempre se resalta de ellos. También es necesaria potencia suficiente como para poder tenerla disponible en situaciones de riesgo. Alrededor de 75 kW (100 CV) son suficientes para la mayoría de los casos, aunque siempre está quien querrá disponer de más.

BMW i3-II Marcha del VE en Madrid
BMW i3-II Marcha del VE en Madrid

Más importante es la posición y formato del motor que condicionan el habitáculo del coche. Así el motor o los motores en los ejes junto con  la batería en el piso dejan espacio libre a un maletero delantero y otro trasero. El Tesla Model S es el máximo exponente de esta configuración aunque el BMW i3 también tiene esta disposición, incorporando un pequeño cajón bajo el capó delantero. También nos quedamos con la garantía que Tesla ofrece para sus motores, de por vida.

Batería, consumos y autonomía

Capacidad y sistema de gestión

La capacidad de la batería es actualmente la que define la autonomía de un coche eléctrico. Hoy por hoy el Model S ofrece capacidades muy superiores a la competencia. Pero no solo de kWh vive la autonomía.

La gestión de la batería juega también su papel. También en este caso el Model S incorpora un software (BMS) de gestión superior a la competencia, protegiendo cada una de las celdas de la batería para evitar que los ciclos de carga y descarga afecten más a unas que otras.

Tesla Model S
Tesla Model S

También nos quedamos con la protección que incorpora Tesla ante los picos de potencia en marcha, tanto en la demanda excesiva, reduciendo la potencia total disponible, como en la recarga regenerativa y con el sistema de climatización de la batería que la calienta o la enfría en función de las condiciones exteriores. Estos sistemas de protección permiten a Tesla garantizar su batería por 8 años sin límite de kilometraje.

En cuanto a los consumos el BMW i3 es con diferencia y gracias a su peso y a un gran sistema de regeneración, del que hablaremos luego, el eléctrico que menos consume tanto en recorridos urbanos como en carretera o autovía. La inclusión de algún modo de conducción que reduzca la potencia del motor, del climatizador, y de otros sistemas que consuman energía es también interesante aunque siempre se pueden lograr gracias a un conductor con pericia. Muchos eléctricos actuales la ofrecen como el Renault Zoe, el BMW i3 o el Mercedes B 250e.

Recarga

Carga rápida para viajar, carga normal para la ciudad

De nuevo aquí nos quedamos con la recarga rápida de Tesla, no solo por ser la más potente sino por la gran red de supercargadores, gratuita para el Model S y el Model X, que permiten desplazarse por Estados Unidos y buena parte de Europa de supercargador en supercargador.

La posibilidad de recargar desde potencias bajas en monofásica (2,3 kW)  hasta potencias mucho más altas en trifásica (carga rápida hasta 44 kW) es también muy interesante. Algo que el cargador Camaleon del Renault Zoe 210 incluía y que en el 240 fue reducida hasta los 22 kW por los muchos problemas que se encontraron en las recargas lentas. Además la incorporación de un sistema de carga rápida en continua compatible con los estándares actuales o la posibilidad de hacerlo mediante adaptadores es también imprescindible.

red de supercargadores de tesla motors
Red de supercargadores de Tesla Motors

Destacamos aquí también el sistema de información y gestión de Tesla durante el proceso de carga. Además de conocer en cada momento sus parámetros también se puede configurar y marcar el porcentaje que queremos alcanzar cuando no necesitamos recargar por completo o si queremos proteger la batería no cargándola siempre al 100%.

En este aspecto el resto de los fabricantes está muy lejos de Tesla. Sí queremos resaltar una función incluida en el Mercedes Clase B 250e, similar a esta última de Tesla: la posibilidad de cargar la parte de la batería que se utiliza como colchón para evitar las recargas completas, que son perjudiciales para su longevidad. La opción de RANGE PLUS ofrece entre 20 y 30 kilómetros más de autonomía que solo deben utilizarse en caso de desplazamientos largos.

Volkswagen e-golf y e-up
Volkswagen e-Golf y e-Up!

Sistema de regeneración

La posibilidad de modificar la cantidad de regeneración durante la desaceleración permite evitar el uso del freno mecánico, disminuir los consumos y aumentar la autonomía. En este caso Volkswagen lo ofrece en el e-Golf y en el e-up! en los que se puede seleccionar mediante una palanca el grado de regeneración hasta en 5 posiciones. El sistema también lo ofrece el Mercedes Clase B mediante dos levas en el volante para elegir entre tres posibilidades; regeneración máxima (D-), media (D) y conducción a vela (D+). Esta última está tan bien implementada que en carreteras llanas el coche pierde velocidad muy poco a poco cuando se levanta el pie del acelerador.

Otra función que es interesante que incorpore un eléctrico es la posibilidad de elegir el comportamiento del coche cuando está parado. La función de reptado hace que al levantar el pie del acelerador este avance por sí mismo, algo que hacen la mayoría de los modelos eléctricos del mercado. Por otro lado está el sistema one-pedal-feeling del BMW i3 que permite manejar el coche con un solo pie. El coche frena por completo al ir levantando el pie del acelerador y se mantiene parado. En este caso Tesla, de nuevo, permite mediante su software elegir un modo u otro de funcionamiento.

En cualquier caso el coche debe encender las luces de freno cuando está regenerando puesto que, por seguridad, el resto de los conductores deben saber que está disminuyendo de velocidad.

Pantallas de 17 pulgadas del Model S
Pantallas de 17 pulgadas del Model S

Cuadro de instrumentos

En este aspecto no hay color y es de nuevo el Tesla Model S el que gana por goleada al resto de fabricantes. La pantalla táctil de control no solo es espectacular por sí misma sino que incluye una gran cantidad de posibilidades de configuración que no disponen los demás vehículos, ni eléctricos ni de combustión.

Respecto a la información sobre el estado de la batería el Nissan Leaf es el único que marca el estado de esta mediante unas barras de capacidad (no de carga).

Barras de estado de la batería del Nissan Leaf
Barras de estado de la batería del Nissan Leaf

Navegador

De nuevo Tesla, que recurre a los mapas siempre actualizados de Google y que además incluye la navegación teniendo en cuenta la recarga en los supercargadores, informando de los tiempos de espera y de la energía que se recuperará en cada una de estas paradas, están muy por delante de la competencia. Lo único que le falta en este momento y que Tesla ya ha prometido incorporar, es la información sobre  la disponibilidad de estos en función de las rutas de otros conductores y del estado de ocupación de los supercargadores en cada momento.

Climatizador

En este aspecto destacamos el climatizador del Kia Soul EV que funciona mediante bomba de calor, con poco consumo y con opciones para climatizar únicamente la zona del conductor cuando este viaja solo.

Climatizador Kia Soul EV
Climatizador Kia Soul EV

Sensaciones de conducción

Para quien esté acostumbrado a los térmicos un coche eléctrico siempre dará unas sensaciones de conducción especiales, por la suavidad de funcionamiento, la ausencia de ruidos, vibraciones y tirones y el par constante y desde cero bajo el acelerador. Entre ellos destaca por su ligereza, por su maniobrabilidad y por la potencia que en relación con su peso el BMW i3. También destacaríamos aquí el Volkswagen e-up!, un coche pequeño, urbano y muy sorprendente a la hora de conducirlo.

No puede pasar este apartado sin que destaquemos, de nuevo, la potencia y la espectacular aceleración del Tesla Model S que deja muy atrás a cualquier otro coche eléctrico del mercado actual.

Innovación

En muchas ocasiones conducir un coche eléctrico supone un salto tecnológico que debe notarse en el aspecto y las posibilidades del coche. Los materiales de construcción del BMW i3, su estética, su forma, su interior, incluso la factoría en la que se construye son un reflejo de este aspecto.

Por supuesto en este apartado tampoco puede faltar Tesla por la gran cantidad de tecnología embarcada, entre las que destaca el software que incorpora. La posibilidad de actualizarlo mediante su conexión de datos mejorando las características y las funciones del coche suponen una ventaja muy importante respecto al resto de fabricantes que ya están trabajando en este aspecto fundamental que resultará imprescindible en unos años.

Menú de configuración de los sitemas incluidos en el Autopilot
Menú de configuración de los sitemas incluidos en el Autopilot

Otras cualidades

Una función interesante que pueden aportar los coches eléctricos son las funciones  V2G (vehicle-to-grid) para poder gestionar la energía de nuestro hogar contando con la posibilidad de almacenarla en la batería del coche en el horario valle y utilizarla en la vivienda durante el resto del día, una opción que ofrece, por ejemplo, el Nissan Leaf.

La conducción autónoma ira llegando poco a poco a la automoción y los coches eléctricos son los máximos candidatos a implementarla los primeros. Tesla va por delante con su sistema Autopilot con capacidad de conducción autónoma incluso para cambiar de carril para adelantar.

Por supuesto dejamos abiertos los comentarios a la opinión de lectores y usuarios de coches eléctricos que seguramente encontrarán otros aspectos fundamentales que pueden no estar incluidos aquí.

banner-corp728x90

No hay comentarios

Dejar respuesta