Castellón estudia subirse al autobús eléctrico

0
380

Castellón ha participado durante doce meses y junto con otras ciudades europeas, en el proyecto  ZEM (Zero Emission Bus), cuyo objetivo ha sido establecer el sistema de cálculo de los costes que supone implantar una línea de autobuses en la ciudad con vehículos totalmente eléctricos.

Las flotas de autobuses eléctricos en las ciudades  es uno de los proyectos que con mayor cuidado se llevan desde la Unión Europea, tratando de escalar los resultados obtenidos de una ciudad a otras, para que la inversión sea lógica y funcional en el caso de que una ciudad o Administración decida instalar este servicio.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de las pruebas en Barcelona (enlace 1enlace 2enlace 3o del proyecto ZeEUs en el que interviene Endesa.

El Alcalde de Castellón, Alfonso Bataller, explicó tras reunirse con Carmen Albert, concejala de movilidad y los técnicos y representantes de la empresa concesionaria del servicio de autobuses, la participación de la capital levantina el programa ZEB (Zero Emission Bus), que ha sido financiado por la Comisión Europea. Bataller ha afirmado “es un paso más hacia una ciudad sostenible al servicio del bienestar ciudadano. La participación de Castellón en este proyecto nos sitúa entre las ciudades más innovadoras en esta materia. Algunas capitales europeas ya disponen de estudios y de prototipos eléctricos en sus calles y Castellón está aprovechando la ocasión y los beneficios que puedan surgir de esta apuesta por la nueva movilidad”.

En el proyecto intervienen varias ciudades, todas ellas bajo la dirección de la Universidad Tecnológica de Delft en Holanda y la colaboración de otras entidades entre las que se encuentra el Instituto Tecnológico de la Energía de la Comunitat Valenciana. Cada una de ellas se encuentra en un estadio diferente y, por ejemplo, Londres, Utrech y el aeropuerto de Ámsterdam ya tienen los autobuses eléctricos integrados en su servicio.

autobuses eléctricos castellón - 700En el caso de Castellón el estudio ha durado 12 meses y los resultados permitirán dar a conocer el sistema de cálculo de los costes de implantación de esos autobuses eléctricos. A partir de aquí la propuesta es el establecimiento de una línea de autobuses equipada con vehículos eléctricos, que, con el apoyo económico de la Comisión Europea no supusiese un coste para los ciudadanos.

Fuente: elperiodic.com

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here