Bosch revela el ‘e-axle’, un nuevo sistema de potencia para vehículos eléctricos
Bosch revela el ‘e-axle’, un nuevo sistema de potencia para vehículos eléctricos

Bosch ha desarrollado el ‘e-axle’, una nueva generación de ejes eléctricos  que incorporan el motor, la electrónica de potencia y la transmisión en una unidad compacta que impulsa directamente el coche.

Actualmente por las carreteras de todo el mundo circulan más de 500.000 coches eléctricos e híbridos que incorporan componentes de Bosch. Toda la experiencia que el fabricante ha ido obteniendo de estos desarrollos le ha llevado a desarrollar el ‘e-axle’, una nueva generación de ejes eléctricos.

En ellos se incorpora directamente el motor eléctrico, la electrónica de potencia que permite su gestión y la propia transmisión en una misma unidad compacta y ligera que se sitúa en el eje del coche, liberando el espacio que tradicionalmente ocupa el motor en el capó. Bosch afirma que su principal característica es su alto rendimiento: puede acelerar más rápido y mantener la velocidad durante un periodo de tiempo más largo.

Este módulo único permite que el tren de potencia sea no solo más eficiente sino también más asequible. Bosch lleva trabajando en sistema de impulsión situado en el eje desde 2013, y ha realizado pruebas en modelos como el Peugeot 3008 o el Fiat 500e. En estos casos la electrónica de potencia no estaba totalmente integrada en ellos.

Los componentes que integran el e-axle permiten una gran flexibilidad dimensional lo que significa que el eje puede ser instalado tanto en vehículos híbridos como en eléctricos y en una amplia variedad de formatos de coches: compactos, SUV, berlinas e incluso en camiones ligeros.

El e-axle incorpora el motor, la electrónica de potencia y la transmisión
El e-axle incorpora incorporan el motor, la electrónica de potencia y la transmisión

Con este componente Bosch espera generar miles de millones de euros en ventas

A medida que Bosch personaliza el eje a las necesidades de cada uno de sus clientes estos no tienen que preocuparse por desarrollar nuevos componentes. La flexibilidad de la que hablábamos garantiza que cada fabricante obtendrá una solución personalizada que podrá integrar rápidamente en su proceso de fabricación. El fabricante del coche tiene que determinar el rendimiento, el par y el espacio de instalación para que Bosch desarrolle el grupo motopropulsor ajustado a estos parámetros que puede integrarse directamente en su línea de montaje.

El motor incorporado en el eje puede entregar entre 50 y 300 kW (67 CV-402 CV) de potencia. El par que es capaz de generar varía entre 1000 y 6000 Nm. Puede situarse delante, detrás o en ambos ejes. El peso de un eje eléctrico de 150 kW (200 CV) es de aproximadamente 90 kilogramos, muy inferior al que sumarían los componentes de forma individual.

La nueva generación del e-axle de Bosch, aún está en fase de desarrollo. Las primeras unidades de pruebas están siendo ensayadas actualmente. Bosch está ya en contacto con los fabricantes para implementar este sistema en sus nuevos modelos. Se espera que la producción se inicie, como muy tarde, en 2019.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here