BMW y Bosch colaboran en el reciclado de baterías

0
746

Bosch, en colaboración con BMW y el grupo alemán de servicios públicos Vattenfall, presentó hace unos días un programa de recuperación de baterías de coches eléctricos con el fin de darles un segundo uso.

Second Life Batteries” es el nombre de una solución de almacenamiento de energía que se ubicará en las instalaciones que Vatenfall tiene en Hamburgo y que constará de un centenar de baterías interconectadas procedentes de coches eléctricos. Este sistema se convertirá en el almacén de energía de un parque eólico gestionado por esta empresa.

BMW será el proveedor de estas baterías que provendrán  de los antiguos serie 1 del programa Active E y de los nuevos i3, una vez que dejen de cumplir la función para la que fueron fabricadas por pérdida de capacidad o deterioro de las mismas. Bosch se encargará de la integración de estas baterías y de la gestión del sistema y Vatenfall será el operador de la solución de almacenamiento que tendrá una capacidad energética total instalada de casi 2 MW.

En el caso de las baterías el concepto reciclar no es quizás el más idóneo, sino este de segundo uso, un negocio que puede interesar a muchos de los actores implicados. Nissan tiene en marcha su programa de sustitución de baterías que casi con total seguridad incorpora esta intención a la batería retirada, por la que el fabricante paga 1.000 dólares en Estados Unidos ó 1.000 libras en Reino Unido y no permite que el propietario se la quede. Tesla es otro fabricante muy interesado en este tema. No hay que olvidar que Elon Musk además de ser Director Ejecutivo de Tesla es también Presidente de SolarCity, su empresa de suministro de energía renovable. Más cerca, la empresa española Circontrol participa activamente en el programa Everest “Electric Vehicle Embedded Renewable Energy Storage And Transmission” que trata de acumular energía utilizando baterías de segunda vida provenientes de vehículos eléctricos e híbridos.

segundo uso baterias bmw bosch - 700

Second Life Batteries conectará la movilidad eléctrica con el almacenamiento energético necesario para la transición energética que pretende un uso más racional de los recursos energéticos. El proyecto está previsto que funcione a finales de 2015 y permitirá a los  tres socios recabar conocimientos sobre las posibles áreas de aplicación de este tipo de baterías y su respuesta ante el envejecimiento respecto a la  pérdida de capacidad energética.

Fuente: boschenergystoragesolutions.com

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here