Baterías híbridas de Tesla

0
533

Tesla ha patentado un nuevo concepto: la batería híbrida. Una batería dual compuesta por una de ion-litio para los recorridos cortos y otra de metal-aire que permitiría los largos recorridos.

En movilidad eléctrica decir Tesla es decir innovación y nos lo demuestra artículo tras artículo con sus propuestas y patentes. En este caso la innovación se dirige al alma de los coches eléctricos: la batería.

La idea es sencilla, pero revolucionaria. Por un lado tenemos las baterías de ión-litio. Son capaces de generar potencias elevadas y son muy eficientes en las cargas y descargas. Carecen de efecto memoria con lo que su vida útil es elevada. Pero tienen un problema importante. Su escasa densidad energética. Sin embargo las baterías de metal-aire se caracterizan precisamente por su gran densidad energética, cojeando en los ciclos de recarga. Mientras una batería de litio alcanza los 120 ó 130 Wh/kg una de metal-aire puede alcanzar teóricamente los 2.500 Wh/kg. La idea de Tesla es utilizar la batería de litio para los desplazamientos cortos en ciudad, tal y como se hace hoy en día, pero con baterías más pequeñas, puesto que los recorridos no requieren mucho más de 60 kilómetros. Y para los desplazamientos largos tendríamos a nuestra disposición la de metal-aire que iría recargando a la de litio y que podría llegar a ofrecer una autonomía de 643 kilómetros. Sería similar a un sistema híbrido de autonomía extendida en el que no hay motor de explosión.bateriashibridas-INT1

De esta forma se reduciría el tamaño, y por tanto el peso, de las baterías de litio actuales lo que permitiría incluir una segunda batería de metal-aire.

Tesla no ha confirmado nada oficialmente pero desde la compañía investigadora Global Equities Research, de la que parte la información (publicada inicialmente por el portal económico Benzinga), se atreven a pronosticar que estas baterías podrían incorporarse en los Tesla de 2015.

La batería de metal-aire


La novedad de este tipo de baterías está en el cátodo. En vez de llevar un compuesto químico oxidante llevan una membrana en contacto con el aire que permite la difusión y reacción con el oxígeno. El resultado es la formación de un hidróxido de metal y una corriente eléctrica mientras quede metal en el ánodo. La ausencia de un compuesto químico oxidante reduce el peso y el volumen y aumenta su densidad energética.

Las baterías de Tesla

El actual suministrador de baterías de Tesla es Panasonic, pero el gran éxito del Model S, y la próxima llegada del Model X, le ha obligado a buscar otro suministrador que pueda cubrir la gran demanda que se está produciendo.

bateriashibridas-INT2

El elegido, probablemente, será Samsung (aunque en la pelea entran también LG e incluso BYD). No se sabe si las nuevas baterías irán también a parar al Model S (habría que resolver los problemas de compatibilidad e igualdad de calidad) o se  montarán en el esperado Model X.  Además Tesla vende baterías a otros fabricantes de vehículos eléctricos como Mercedes o Toyota e incluso a otra de las empresas de Elon  Musk, Solar City, dedicada a la energía solar. En cualquier caso la estrategia de Tesla parece dirigida a no dejarse atrapar por un único suministrador que le podría elevar los precios, sobre todo tras la apertura de la nueva línea de producción de Panasonic en su fábrica de Osaka.

En cualquier caso la guerra de las baterías está abierta y Tesla es protagonista de ella. Todo esto, por supuesto, beneficia al comprador y al sector puesto que abarata los precios y obliga a aumentar el ritmo de las investigaciones.

Fuente: eleconomista.es

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here