Baleares, perfecto caldo de cultivo para el vehículo eléctrico

0
288

La implantación de la movilidad eléctrica en nuestro territorio puede ser un gran beneficio en varios sentidos. La disminución de emisiones de CO2, el ahorro en combustibles fósiles y por tanto en divisas, y la creación de puestos de trabajo en uno de los sectores con más auge en nuestro entorno. Los diferentes gobiernos regionales están decididos a mejorar el medio ambiente con la reducción de emisiones de dióxido de carbono y el cumplimiento de la Directiva 20-20-20, en el que la reducción del 20% en las emisiones de CO2 para el año 2020 es clave en este sentido.

El ayuntamiento de Calvia es un ejemplo de sobre-emisión, ya que es la población balear con mayor media de CO2 por habitante. Así pues, uno de los retos de este ayuntamiento es reducir en más de 100.000 toneladas este volumen durante el periodo comprendido entre 2013 y 2020.

Entre las soluciones planteadas, son dos las más importantes. Por un lado, la reducción del uso del gasoleo en el sector turístico, mediante la sustitución por gas natural, menos contaminante y más económico, así como el uso de las energías renovables. Por otro lado, la disminución de vehículos contaminantes, que ascienden a unos 41.000 en el término municipal, y que generan al menos una quinta parte de la contaminación. Para acometer este objetivo, el gobierno municipal ha aprobado un plan de acción para incentivar el uso de vehículos a gas, eléctricos o híbridos. Este plan prevé los acuerdos con empresas o instituciones para la implantación de estas tecnologías. Otras líneas de actuación prevén la modificación del alumbrado público, que se lleva más de un tercio del gasto en consumo eléctrico (dos millones de euros), la reforestación, y la limpieza de fondos marinos.

Demanda de vehículos eléctricos

A pesar de la aprobación del plan sostenible en Calvia, el gobierno central tiene parado el plan de incentivos a la movilidad eléctrica 2013 y los concesionarios baleares muestran su preocupación por el hecho de que los clientes esté esperando a estas subvenciones para poder matricular su vehículo. «En noviembre pasado se agotaron las subvenciones destinadas a la adquisición de vehículos eléctricos y hasta la fecha no se ha reasignado partida alguna para 2013, pese a que en su día el Gobierno central anunció que se aprobarían partidas anuales hasta 2014», puntualiza Amador Garcías de Renault-Dibauto. Durante 2012, en la zona de influencia de Renault-Dibauto en Mallorca y Menorca, se matricularon 67 vehículos de la gama ZE (cero emisiones), todos ellos cien por cien eléctricos. (60 de ellos fueron del modelo Renault Twizi).

El vehículo eléctrico en Baleares tiene una demanda creciente ya que las distancias son las adecuadas y las características climáticas son propicias para su desarrollo, y pese a la falta actual de subvenciones, el número de peticiones va al alza.

El presupuesto que el Gobierno central asignó para 2011 fue de  72 millones de euros y las subvenciones pueden alcanzar hasta el 25 por ciento del precio de venta, antes de impuestos, con un máximo de 6.000 euros por turismo, furgoneta pequeña, motocicleta y cuadricio enchufable a la red eléctrica.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here