Industria potenciará el uso de carburantes limpios y el coche eléctrico a partir del mes de febrero

0
405

El gas licuado del petróleo, el hidrógeno, el gas natural comprimido, el gas natural licuado, los biocarburantes y el vehículo eléctrico serán los combustibles que Industria potenciará a partir del mes de febrero en el sector del automóvil, así como en la actividad naval o ferroviaria, para cumplir así con las directivas comunitarias que incluyen reducir las emisiones de CO2.

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo prepara un plan destinado a potenciar el uso de seis tipos distintos de carburantes limpios y alternativos en ámbitos del transporte que van desde la automoción hasta la actividad naval o ferroviaria.

Este nuevo plan es fruto de la obligación de desarrollar distintas directivas comunitarias y no tiene una fecha aún definida para su presentación, si bien Industria maneja entre sus opciones el próximo mes de febrero.

Combustibles alternativos y limpios

Los carburantes que se potenciarán son el gas licuado del petróleo (GLP), el hidrógeno, el gas natural comprimido (GNC) y el gas natural licuado (GNL), así como los biocarburantes. La sexta fuente alternativa será el coche eléctrico.

Este nuevo plan es fruto de la obligación de desarrollar distintas directivas comunitarias y no tiene una fecha aún definida para su presentación, si bien Industria maneja entre sus opciones el próximo mes de febrero, aseguran las mismas fuentes.

El objetivo del plan es en primer lugar reducir las emisiones de CO2 y cumplir las obligaciones comunitarias referidas a la lucha contra el cambio climático, pero también impulsar nuevas actividades económicas y mejorar la calidad ambiental en las urbes.

Sobre este último aspecto, no solo se intentarán contener las emisiones de CO2, sino de óxidos de nitrógeno (NOx), de hollín y de partículas que, por su concentración en las ciudades, generan cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Lucha contra el cambio climático

También parte del principio de la llamada “neutralidad técnica”, por la que todas las tecnologías alternativas de transporte que reduzcan las emisiones tienen cabida y deben encontrar su potencial de desarrollo, y no solo el coche eléctrico.

Como trasfondo al desarrollo de este plan se encuentra la obligatoriedad de que España desarrolle antes de finales de 2016 las directivas comunitarias sobre la materia y de avanzar en los objetivos de la UE para 2030 acerca de reducción de emisiones de CO2.

Obstáculos en la UE

El Parlamento europeo considera que el uso de combustibles limpios está siendo obstaculizado por tres barreras principales: el alto coste de los vehículos que utilizan este tipo de combustibles, un bajo nivel de aceptación de los consumidores, y la falta de estaciones de servicio. Con las directivas comunitarias, los Estados miembros tendrán que proporcionar una infraestructura mínima de combustibles alternativos como electricidad, hidrógeno y gas natural, así como de normas a escala de la UE para el equipamiento necesario y la información para el usuario.

Por eso, en abril pasado dio su aprobación final a las normas para garantizar la instalación de puntos de abastecimiento de combustibles alternativos en toda Europa con normas comunes para su diseño y uso. Las iniciativas políticas hasta ahora habían abordado principalmente los combustibles y los vehículos, sin tener en cuenta la distribución.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here