Alstom desarrollará el primer tren con pila de combustible, una alternativa ecológica y económica

0
389

El proyecto iLint de Alstom utilizará el hidrógeno como combustible para propulsar trenes. Hasta ahora este sistema se utilizaba en el sector de la automoción pero la multinacional francesa ha iniciado el desarrollo de un nuevo modelo de tren, pionero en el mundo, que será propulsado con esta pila de combustible. Los dos primeros prototipos comenzarán a circular en 2018 en la Baja Sajonia (Alemania).

La pila de combustible es un dispositivo electroquímico en el que combustible (hidrógeno) y oxidante sufren una reacción química controlada que suministra directamente corriente eléctrica a un circuito externo. Con este proyecto liderado por Alstom, se conseguirá la primera solución completamente libre de emisiones para líneas ferroviarias no electrificadas.

 

Es importante establecer las diferencias fundamentales entre las pilas convencionales y las pilas de combustible. Las baterías convencionales son dispositivos de almacenamiento de energía, es decir, el combustible está en su interior y producen energía hasta que éste se consume. Sin embargo, en la pila de combustible los reactivos se suministran como un flujo continuo desde el exterior, lo que permite generar energía de forma ininterrumpida.

 

Un tren a pilas

 

El tren con pila de combustible será una alternativa ecológica y económica a la propulsión diésel tradicional.

 

La pila de combustible ha sido hasta ahora aplicada en el sector de la automoción, en automóviles, autobuses, montacargas, motocicletas y bicicletas, aviones, barcos, e incluso submarinos. Ésta será la primera ocasión en que se desarrollará para el transporte ferroviario de pasajeros. A través de diversas reacciones químicas, esta tecnología convierte la energía de un combustible (normalmente hidrógeno) en electricidad, sin generar residuos contaminantes.

 

La aplicación de la pila de combustible como sistema de propulsión ferroviaria permitirá así crear una nueva generación de trenes respetuosos con el medioambiente, silenciosos y eficientes. El proyecto, denominado iLint (Inteligent, light, innovative multiple unit), se desarrollará sobre la base de la plataforma de trenes regionales de Alstom, Coradia. Además, los trenes incorporarán, junto a la pila de combustible, otras tecnologías de eficiencia energética, como baterías de almacenamiento de energía, y sistemas inteligentes de gestión de la energía. Dependiendo de la orografía del terreno, los trenes propulsados con pila de combustible tendrán una  autonomía de entre 400 y 600 km.

 

Un proyecto con apoyo alemán

 

El proyecto cuenta con la colaboración del Ministerio Alemán de Transporte, y de los lánders de Baja Sajonia, Renania del Norte-Westfalia, Baden-Württemberg y Hesse. Los primeros prototipos se incorporarán a la flota del operador público ferroviario de la Baja Sajonia (LNVG).

 

El líder de este proyecto, Alstom, es un grupo industrial y tecnológico líder mundial en infraestructuras para la generación y transmisión de energía eléctrica y transporte ferroviario; y un referente en tecnologías innovadoras y respetuosas con el medio ambiente. Alstom construye los trenes más rápidos del mundo y el metro automático de mayor capacidad.

 

Cuenta, también, con una amplia gama de soluciones para la transmisión de energía eléctrica, con un enfoque especial en redes inteligentes.