Al trabajo en patinete eléctrico

1
477

Cuántas veces hemos pensado al salir del transporte público que si tuviéramos un patinete llegaríamos antes y con menos esfuerzo a nuestro puesto de trabajo. Pues ahora por unos mil euros podemos hacerlo con un patinete eléctrico plegable que puede alcanzar hasta 35km/h. Se llama “EGRET ONE” y lo comercializa la empresa alemana Walberg Urban Electrics GmbH.

Florian Walberg, su fundador, es un apasionado de los vehículos eléctricos y pensó en una solución de movilidad diferente a otras. El Egret one  está pensado para los transeúntes urbanos que tienen que desplazarse directamente desde su casa a su centro de trabajo o que necesitan un medio de transporte complementario a su vehículo o al transporte público. Si no fuera por su motor eléctrico y sus baterías, sería casi como cualquier patinete de los que usan nuestros hijos, con la diferencia de que puede alcanzar hasta los 35km/h, una velocidad muy considerable para este tipo de vehículos. Sin embargo, y por motivos de seguridad, el Egret one sale de fábrica con un tope de velocidad de 20km/h que pueden ser aumentados a petición del cliente.

 

Según Walberg, su uso es intuitivo y sencillo, así como seguro en su funcionamiento y económico en su uso. El Egret one está a la venta desde abril de 2012, pero aún está pendiente de permiso de tráfico europeo para 2016. Por el momento sólo puede circular en sitios que no estén regidos por las normas de tráfico como en aeropuertos, ferias, puertos y terrenos privados, o en caminos de parques o bosques que tengan específicado su uso.

 

 

Datos técnicos

El motor integrado en el centro de la rueda tiene un rendimiento de 250 vatios, que nos permite tener, dependiendo del modo de conducción y del terreno, una autonomía de cerca de 23 kilómetros. La batería de litio-ferro fosfato tiene un tiempo medio de carga de sólo 4 horas y una capacidad de 8 amperios-hora. Este tipo de baterías no tienen ningún tipo de efecto memoria. Está hecho con una aleación de aluminio para obtener un peso total de sólo 15 kilos. Tiene un freno doble consistente en un freno mecánico en la rueda y de freno motor que permite además recuperar energía en la frenada. En cuanto a la seguridad es destacable que el acelerador del Egret one sólo puede ser accionado cuando el patín está en movimiento.

Además de que se deja plegar en pocos segundos, el manillar es regulable en altura para que cada usuario encuentre su posición de manejo ideal. Dispone de una pata de cabra para mejorar su aparcamiento y de una pantalla LCD que indica la velocidad y el nivel de carga de la batería.

Su fabricación se desarrolla en Asia bajo control estricto de los responsables de Walberg.

1 Comentario

  1. A mi me encantan los patinetes eléctricos y estoy 100% a favor de cualquier vehículo urbano que no contamine! Estoy cansado de humos en la ciudad. Yo estoy en duda si comprar una bicicleta eléctrica o un hoverboard. ¡Esta semana me decido!

    Gracias por el artículo!

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here